Leyendas de un detective en Sevilla

…Y una vez debidamente instalado en un céntrico hotel sevillano allá por el año 1992, me dispuse a pasear por la ciudad.

A mi regreso, sorprendido y alertado, observé como la habitación se encontraba totalmente desordenada. La valiosa información que me acompañaba, había desaparecido.

Sin dudarlo consulté las Páginas Amarillas y busqué un despacho de Detectives Privados en Sevilla, entrando en contacto con Detectives PARENTE, y tras una breve exposición de los hechos ocurridos, dicha agencia de detectives, comenzó a investigar.

Un tal Garrudo fue el encargado de realizar las primeras averiguaciones, y tras una minuciosa inspección ocular, trabajos dactiloscópicos, interrogatorios, etc., puso a disposición de su Agencia de detectives, las conclusiones obtenidas.

Tras las investigaciones realizadas por el detective Garrudo, su “jefe” no creyó oportuno que continuase con el caso, y que el siguiente paso a seguir sería el de hacer un seguimiento en torno a la persona sobre la que se sospechaba podría haber sustraído mis documentos.

Como consecuencia de ello, se hizo cargo de la investigación un segundo detective, éste quiero recordar que de apellido Romero, quién prosiguió con las pesquisas y tras los seguimientos oportunos al sospechoso, constató que la misma mañana y la siguiente se trasladó, para mi sorpresa, con el maletín de mi propiedad, a las oficinas de una fábrica de la competencia, donde entregó dicho maletín a cambio de un buen fajo de billetes.

Todo lo sucedido quedó debidamente acreditado con pruebas de vídeo y fotografías.

Al regresar a la ciudad en la que resido, puse lo acontecido en conocimiento de mi abogado, quien al interesarse por el nombre de los detectives que me habían realizado el trabajo, comentó: “Ah, Parente, son sobradamente conocidos por mí, ya que en varias ocasiones han investigado asuntos encargados por mi bufete y efectivamente son muy eficientes, tuviste suerte en haberlos contratados para aclarar lo que te había sucedido, ya los saludaré cuando vayan a ratificar la información obtenidas en los Juzgados”.